poema

Presencias

©Andrés Díaz Marrero

El más claro sentimiento
profundo en mi pecho vibra,
de su entretela la fibra
toca el sutil elemento.
En todo mi ser yo siento
un hálito de ternura.
Frente a la verde espesura
que da sombra al cafetal
canta la brisa cabal
su canción más dulce y pura.

Entre las hojas se cuela,
ondula coqueta y suave
y con voz pausada y grave
repica su castañuela.
Deja una olorosa estela
cuando pasa por aquí.
Dichoso pues, que nací
en este suelo adorado.
Soy de este terruño amado
boricua como el coquí.

Por entre el verde encendido
revolotean mariposas,
prueban el néctar golosas
sobre el cafetal florido.
Le sigue el leve zumbido
de un pequeño colibrí.
Al hallarme solo, allí,
pensé que estaba soñando,
y al ver las flores jugando
un rapto hermoso sentí.

¿Qué puede el hombre tener
más preciado que su tierra?
La patria todo lo encierra,
ella nutre nuestro ser.
Hay que saberla querer
Con devoción franca y pura.
Patria, bandera y cultura
presencias cuyo valor
símbolos son del honor
que eternamente perdura.


cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.