poema

Paso fino

©Andrés Díaz Marrero

Macho

Asencio, trajo un caballo
semental de buena raza,
al potrero de su casa
en Jayuya, donde el bayo
con la potencia de un rayo
briosos potros engendró.
La historia los conoció:
«de más ligeros que el viento»
y a partir de ese momento
su fama lo consagró.

Caballo de Paso fino,
¡gloria de la patria mía!,
tu estampa y tu gallardía,
dibujan en el camino:
la acuarela de un equino
de penetrante mirada,
de briosa crin encrespada
con pinceladas de gloria.
De honor colmas nuestra historia
con tu armoniosa pisada

Hembra

Monta el jíbaro orgulloso
su potra de Paso fino
y recorre su camino
con un trote majestuoso.
La jaca en su pretencioso
alarde de donosura
se mueve con gran soltura
y en su paso lateral
rezuma su Porte Real,
cuando mueve su figura.

Animal de estampa fina,
galopa con paso breve;
ligera el viento se bebe
al trotar por la colina.
Coqueta y muy femenina
lleva el paso retozón
de un trote, que es como el son
del Seis Chorreao, en la sierra;
porque sabe que en mi tierra:
Paso fino es tradición.


cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.