poema

Deja en calma la mar

©Andrés Díaz Marrero

Deja que pase el tiempo
y no interrumpas.
Ya no hacen falta espejos,
todo herrumbra.

El óxido carcome hasta la idea
de la arista más leve y más profunda.
La presencia es un eco, y reverbera
en el fugaz destello del pasado.

Deja en calma la mar,
deja la estrella,
¡todo está consumado!

cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.