poema

Préstame un verso

©Andrés Díaz Marrero

Poeta, préstame un verso
para llorar mis heridas
con lágrimas encendidas
de luna y sol, de universo.
De todos busca el más terso,
el más dolido, el más puro,
el del rincón más oscuro,
el que mana del costado:
clavel albo ensangrentado
con qué romper el conjuro.

Conjuro cruel que me apresa
en las redes de un quebranto.
Poeta, préstame el llanto
para este mal que no cesa.
Dime si a ti te interesa
saber mis cuitas mayores,
entender que mis dolores
causa son de su desdén
y en verso llorar también
conmigo penas de amores.

Amores, hiedra en pared
que se extiende en mis adentros,
rumores, vías de encuentros
que se entrelazan en red.
Siento en el diluvio sed,
veo oscuro el mediodía,
la prenda que más quería
pagó a mi amor con olvido,
dejóme el pecho dolido
lleno de melancolía.

Melancolía y tristeza
que se desborda en mi lecho.
Un verso, poeta, hecho
con la más ígnea sustancia;
con el ardor y fragancia
del incienso que se quema,
con la pasión de la gema
de ensangrentado rubí;
¡hazlo, poeta, por mí!
¡Dame tu mejor poema!

cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.