poema

“Si un jardinero de amor
siembra una flor y se va,
y otro viene y la cultiva
¿de cuál de los dos será?”

(canción de M. Matamoros)

Jardinero de amor

©Andrés Díaz Marrero

Con mis lágrimas regué
la flor de la desventura,
mi fe se tornó amargura
pues perdí lo que sembré.
Al contemplar lo que fue
reclamo de este dolor
queda en mi pecho el ardor
del trabajo y la fatiga.
Soy, aunque el tiempo desdiga,
un jardinero de amor.


Le prodigué mil cuidados
con ternura prodigiosa.
Y la cuidé, por hermosa,
con cariño y sin enfados.
Aún con los ojos cerrados
su figura siempre está
profunda en el alma, y ya,
ya, no hay quien de mí la aparte:
jardinero que al besarte
siembra una flor y se va.




Después de un tiempo, el olvido
fue el pago de mi labor.
Ahogó el trino el ruiseñor
que en tu pecho soñó nido.
Y aunque todo lo he perdido,
al perderte, flor esquiva,
queda encerrada y cautiva
la esperanza siempre pura.
Sembré una flor con ternura
y otro viene y la cultiva.


La semilla de tu amor
la sembré con esperanza,
fue la cumbre que se alcanza,
fue centella y resplandor.
Hoy que sufro este dolor
de verla lejana ya,
de saber que se me va,
de ver que otro la logró…
Triste me pregunto yo
¿de cuál de los dos será?


cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.