poema

Cáliz

©Andrés Díaz Marrero

Un cáliz de amarguras florecido
-otrora miel, ¡colmena apetecida!-
inolvidable huella ya vencida,
cicatriz que señala lo perdido.

Apuro, a mi pesar, el lento olvido
poción fatal, tristeza sin medida
rosa olvidada, aliento desprendido
a ras de piel, mostrando su honda herida.

Así, levanto el vaso y compungido
brindo por la ilusión ayer vivida.
Un ingrato dolor mi cuerpo ungido
taladra cada fibra de mi vida,
dejando un surco yerto y abatido
tras la ausencia que deja tu partida.

cuentosCuentos para Jóvenes
Pulse aquí


teatroObras de teatro
infanrtil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura.