poemas

Por no querer comer

©Andrés Díaz Marrero

Don Cleto el esqueleto
estaba flaco y seco.
Clac, clac, claquiti, clac,
vibraba al caminar.
Le sonaban los huesos.
Él no comía arroz
porque le daba tos.
Y tampoco habichuelas
porque usaba las muelas.
Entonces, perdió peso
por no gustarle el queso.
Odiaba las verduras:
las encontraba duras.
No comía pescado:
lo encontraba salado.
Pasaron muchos días
y Cleto no comía.
Un día ante el espejo
él se quedó perplejo.
¡Ay, ay, cómo me he puesto
por no querer comer!
¡Ay, ay, que me muero!
Pero no puede ser,
gritaba el pobre Cleto.
No me puedo morir,
porque ya… ¡yo estoy muerto!

cuentos

Nuevos cuentos infantiles
pulse aquí

teatro
Obras de teatro
infantil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura