cuentosSe lleva al coco pelao

©Andrés Díaz Marrero

Narrativa breve
Cuentos de Puerto Rico.

Version pdf

‘‘La muerte te esta buscando
viene con paso virao
tienes que tener cuidao
que aunque te le escondas tú
cuando no encuentra al pelú
se lleva al coco pelao”

Supo que la muerte lo andaba buscando. A diferencia de lo que la gente piensa, descubrió que la muerte no era un esqueleto envuelto en un sudario; mucho menos, iba vestida de fraile franciscano, la cabeza cubierta con capucha oscura, tal como la dibujan en las historietas de terror.

Gracias a sus estudios espiritistas, había logrado verla tal cual era, sin ser visto por ella. El rostro de la muerte era el de una mujer joven. Iba siempre vestida apropiadamente, muy a la moda, de acuerdo a la época y al lugar que frecuentaba. En este caso, llevaba con ella una laptop con un banco de data que ofrecía la foto y unas notas con el perfil mínimo de la persona que buscaba. Es decir, había descubierto que la muerte no era todopoderosa que necesitaba de la tecnología, foto y datos para localizar a la persona escogida. Eso le daba a él cierta ventaja. Por suerte, la había identificado a tiempo.

Un cambio de nombre, melena de pelo, arete en la oreja, bigote y ropa distinta a la usual le dieron unos cuantos meses de respiro, pues aunque la muerte, que no era boba, ni mucho menos negligente y le pisaba los talones, logró despistarla. Cambiaba a menudo de lugar de residencia, utilizaba diferentes estilos de peinados y tipos de barba y bigotes. Pero la muerte le descubría el disfraz y se le acercaba cada vez más, peligrosamente.

Agotado los recursos convencionales se mudó de país, se hizo una cirugía plástica y se rapó totalmente el cabello. “Ahora sí”, se dijo que estaría libre por muchos años.
Cambió su profesión de farmacéutico por el oficio de hojalatero. Y era tan bueno en su oficio que cuando había que reparar la hojalatería de algún automóvil siempre se escuchaba la frase “llévalo donde el coco pelao.”

Sucedió pues, que la muerte cansada de ir tras él había desistido de buscarle. No obstante, por las extrañas casualidades de la vida ella coincidió, sin saberlo, con nuestro hojalatero. Pues le había llevado un auto para que lo reparara y no lo había reconocido. Mientras reparaban el auto, no muy lejos de allí, ocurrió un accidente, en el cual un rockero pelú resultó herido.

La muerte recibió un mensaje de texto en su celular pidiéndole que se hiciera cargo de la situación, es decir, que acudiera al lugar del accidente y se llevara al rockero. Cuando la muerte llegó al lugar, para su sorpresa, los paramédicos lo habían atendido. El choque había sido de un pequeño auto contra el camión de emergencia de los paramédicos.

Llena de rabia, con evidente disgusto regresó al taller para ver si ya su auto estaba listo. Tenía una cuota que cumplir y estaba retrasada. Faltaban solo minutos para cubrir el plazo. Entonces vio que el coco pelao, con la prisa había dejado el auto con el motor encendido mientras le inspeccionaba la parte frontal. Ni corta ni perezosa la muerte arrojó uno de los martillos del taller contra la palanca automática de los cambios. El auto se puso en marcha y arrolló al hojalatero.

De vez en cuando hay que usar sus truquitos, se dijo. ¡Qué remedio, si no pude llevarme al pelú me llevo al coco pelao!


cuentos

Nuevos cuentos infantiles
pulse aquí

teatro
Obras de teatro
infantil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura