teatroEl camaroncito dormilón

© Andrés Díaz Marrero Versión pdf
Condiciones de uso

Personajes:
Narrador, Camaroncito
Mamá, Martinete
Don Juey, Tía Buruquena
Maestra Guabina, Principal
Estudiante 1, Otros estudiantes


Escena I
(La ribera de un río. Cerca de la orilla hay una cueva. En su interior los muebles cama, etc. están formados por piedras del río. Camaroncito se encuentra durmiendo. Suena la alarma del reloj despertador pero Camaroncito no la oye y sigue durmiendo. La mamá ha escuchado la alarma y al ver que camaroncito no despierta camina hacia él y comienza a llamarlo.)
Mamá
—Es hora de levantarse. Tienes que ir a la escuela, ¡levántate! (Camaroncito no la oye y ella comienza a alzar la voz) ¡Camaroncito! ¡Camaroncito! (moviendo la cabeza)¡Paciencia! ¡Vamos, arriba!, ¡épale, dormilón despierta!(Camaroncito levanta el trasero se acomoda y sigue durmiendo. La mamá lo hala.
Camaroncito —¿Qué? ¡Ah!
Mamá —Es hora de levantarte. Tienes que ir a la escuela.
Camaroncito —( medio dormido) ¡Si todavía es de noche!
Mamá —¡Vamos levántate! Hace rato que salió el sol.
Camaroncito —hoy es sábado.
Mamá—¡Qué sábado ni qué sábado! Hoy es lunes.
Camaroncito —Yo creo que estamos de vacaciones (Se acurruca y vuelve a dormir)
Mamá —Las vacaciones se terminaron y hoy es el primer día de clases. (Camaroncito sigue durmiendo, la mamá levanta los brazos en señal de coraje, respira hondo, hace bocina con sus manos y golpea con los pies el piso mientras grita.) —¡Vienen los martinetes! ¡Vienen los martinetes!
Camaroncito —(brinca de la cama y asustado no sabe que hacer) ¡Ay!, ¡Auxilio, ay! ¿Dónde? ¡dónde!
Mamá —¡Ya, ya, cálmate, que no vienen. Era para que te despertaras. Anda ve a lavarte que hoy comienzan las clases.
Camaroncito —Pero si yo fui el año pasado. ¡No sé por qué tengo que volver a la escuela!
Mamá—Hoy es el primer día de clases y debes llegar temprano.
Camaroncito —Está bien… está bien, ya te oí. Temprano… temprano… temprano… Telón

Escena II (Orilla del río con algunos arbustos y plantas.)
Camaroncito —(Hablando consigo mismo) No sé por qué tengo que volver a la escuela, ya fui el año pasado. La escuela, ¡jumm! Lo que me gusta es jugar y dormir. Me gustan más las vacaciones. Hace un día bonito. Lo mejor es pasear y jugar, y sobre todo dormir, dormir y dormir. Es cierto que en la escuela jugamos, pero no se puede dormir, y a mi me encanta dormir… ¡No!, no iré a la escuela hoy. Daré un paseo, buscaré una piedra cómoda y echaré una siestecita. ¡Sí señor , una siestecita, qué falta que me hace! ¡Épale! Allá viene tía buruquena. Y viene hacia mí…
Tía buruquena —¡Hola Camaroncito!

Camaroncito —¡Hola tía!
Tía buruquena —¿Como tú estás?
Camaroncito —Yo estoy bien, tía. ¿Y usted?
Tía buruquena—¿Qué cómo está Manuel? Pues, de lo más bien.
Camaroncito
—¡No, tía! No es eso lo que le he preguntado…
Tía buruquena —¿Para el colmado? Sí, camaroncito, para allá voy. —¡Qué inteligente eres, sobrino! Dime, ¿cómo lo has adivinado?
Camaroncito —¡Ay, tía cada día está usted más sorda!
Tía buruquena
—¿Gorda? No, no. Lo que pasa es que el cascarón me queda un poquito ajustado...
Camaroncito —¡Ay, tía usted todo lo entiende al revés! —Sí, Si…Nos veremos después. —¡Adiós, Camaroncito! ¡Oye!, ¿no deberías estar en la escuela?
Camaroncito —(Aparte) Le diré una mentira. No quiero que le cuente a mi mamá que la he desobedecido. (A la tía ) Estoy haciéndole al maestro un mandado.
Tía buruquena —¡Ah!, que vas a buscar a los niños que aún no han llegado. ¡Qué bueno eres! ¡Siempre ayudando a los demás! Si sigues así pronto llegarás a ser maestro…(Se despide) ¡Adiosito sobrino!
Camaroncito —¡Adiosito tía! Telón

Escena III
(En la esquina del escenario Camaroncito encuentra una piedra suficientemente grande para camaroncito dormir.)
Camaroncito —¡Aja!, Lo que yo quería! Un lugar tranquilito para descansar. Mmmm… ¡Me ha dado sueño! ¡Bueno, voy a echar una buena siesta! (Camaroncito se acuesta y se queda dormido. Poco después, en el otro extremo del escenario sale el principal acompañado de un grupo de estudiantes y de la maestra Doña guabina)
Principal—(tocando una campana de mano) ¡Vamos niños!, ¡Ligerito! ¡Todos a sus casas! Hay crecida del río. ¡Todos a guarecerse¡ ¡Hay crecida del río! ¡A sus casas! ¡Todos a sus casas! ¡Hay peligro! ¡A guarecerse todos! (Cada cual corre hacia su guarida menos Camaroncito que continúa durmiendo.)
Narrador —El río crecía y crecía y el viento soplaba… Mientras que Camaroncito continuaba durmiendo profundamente… profundamente… (Ruido de agua y viento)Telón

Escena IV
(En el mar cerca de la playa. Camaroncito despierta asustado. Mira hacia todos lados)
Camaroncito —¡Auxilio! ¡Socorro! ¡Ay!, ¡Ay! ¿Dónde estoy? ¿Qué está pasando? ¿Qué me sucedió? ¡Ay, me arden los ojos! ¡Estoy en el agua salada! Esta debe ser la salida del río al mar. ¡El río se creció mientras dormía! ¡Auxilio socorro! ¡Estoy perdido!

Narrador—Pidiendo socorro Camaroncito fue arrastrándose hasta la orilla y Llorando se sentó en la arena. Un hambriento martinete que lo había visto lo agarra.
Martinete —¡Te agarré camarón!, por ser vago y dormilón. Y aunque tú me causes pena servirás para mi cena.
Camaroncito—Déjeme don Martinete Que soy flaco y sin filete, puro casco y carne poca. ¡Se lastimará la boca!
Martinete —¡Eso lo veremos!
Camaroncito—¡Suélteme por favor! Martinete—¡Eso jamás! ¿Cómo pretendes que pase hambre teniendo tan sabrosa comida? ¡Y con lo que a mí me gustan los camarones!
Narrador—Un juey que pasaba por allí había escuchado los gritos y acude a la ayuda de Camaroncito
Don Juey—(sacando la lengua y burlándose con gestos) ¡Señor Martinete usted es un zoquete! ¡Qué cara tan fea tienes pajarraco colorado! ¡Tonto, morón y alocado!
Martinete—¡Ya verá usted, señor don Juey, ya verá como lo agarro! ¡Le voy a picar el casco! ¡Quédese quieto don Juey, que en un minuto lo agarro!
Narrador Don Martinete, enfadado, suelta a Camaroncito y corre tras el juey.Don Juey se esconde en una cueva. La cueva tiene otra salida. Don Juey sale por ella sin que don Martinete se dé cuenta.
Martinete—(Parado frente a la entrada de la cueva) ¡Ya saldrá usted, señor Juey!¡Ya saldrá usted!Le advierto, señor Juey, que no tengo prisa; que puedo esperar aquí toda la mañana, la tarde y la noche… Es más, puedo esperarlo por varios días. Si señor, ¡Ya tendrá usted que salir, voy a comerle hasta el casco. ¡Ya verá usted, ya verá…!
Camaroncito—(Lejos de el Martinete) ¡Qué susto! ¡De la que me salvé!
Telón

Escena V
(Al otro día… en la escuela, Doña Guabina, la maestra, se reúne con el principal y los estudiantes. Camaroncito está acompañado por su madre. Hay bullicio, la maestra pide silencio y Camaroncito habla)
Camaroncito—No volveré a mentir. Prometo que iré a la escuela y que seré un buen estudiante.
Todos—(Aplaudiendo) ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Qué bien!, ¡Qué bien!
Estudiante 1

—Cantemos una canción para celebrarlo.

Todos (cantan)
El señor Martinete
quiso comer camarón,

pero el Juey muy hábilmente
una trampa le tendió.
Y aquel pobre martinete
sin camarón se quedó,
esperando y esperando
por un juey que no volvió.
Telón

cuentos

Nuevos cuentos infantiles pulse aquí

poemas Poemas infantiles
160 Poemas infantiles
RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura