cuentos Una chiringa
especial

© Andrés Díaz Marrero
Version pdf

Andrés había salido a volar su chiringa. Aunque había invitado a varios de sus amigos ninguno pudo acompañarlo, por estar ocupados en otros menesteres. Era una tarde cálida de primavera, con una brisa agradable y un cielo despejado, salvo por algunas nubes que galopaban de norte a sur, proyectando parches de sombras sobre la colina.

Corriendo contra el viento impulsó la chiringa y ésta comenzó a subir con facilidad. En poco tiempo había logrado elevarla. La buena brisa que soplaba le permitió encampanarla en un dos por tres. ¡Cuánto gozaba viendo a su chiringa flotar en lo alto! Le había soltado todo el hilo, y ésta se veía como un hermoso y brillante pajarito con rabo largo y ondulante.

De pronto, notó que algo extraño pasaba. La chiringa había sido rodeada por un grupo de nubes que la tapaban completamente. Sintió que ésta se había enredado en algo. Pero, no podía ser. No habían pájaros ni otras chiringas en el cielo. Nadie más estaba en la colina sino él. Haló el hilo para bajar su chiringa y comenzó a enrollarlo en el carrete. El hilo se había puesto tenso y ofrecía cierta resistencia. Decidió entonces poner más fuerza al halarlo, y comenzó enrollarlo con más rapidez.

Entonces vio que la chiringa traía algo brillante enredado en su rabo. Entre las nubes que momentáneamente la habían ocultado descansaba desprevenido un pequeño arcoíris. El rabo de la chiringa lo había atrapado sin querer. Y como era un arcoíris liviano y pequeño no pudo soltarse y escapar.

Cuidadosamente lo tomó en sus manos y comenzó a desatarlo. El pobre estaba asustado. Cuando terminó de soltarlo abrió sus manos y lo dejo ir. El arcoíris se alejó un poco y desde una prudente distancia le dio las gracias. Pasó por el lado de la chiringa que descansaba en la falda de la colina y le dio un beso. Luego seimpulsó con gran velocidad hacía el grupo de nubes en la cual había estado descansando. Desde allí le sonreía a Andrés mientras hacía brillar todos los radiantes colores de su cuerpo. Las nubes empujadas suavemente por la brisa se alejaron llevándose con ellas al pequeño arcoíris.

Andrés recogió su chiringa y partió de regreso a su casa. Sus amigos al verlo llegar lo saludaban asombrados. Venía cargando una chiringa hermosa, con unos colores chispeantes jamás vistos, y con una enorme sonrisa de satisfacción y alegría en su rostro.

cuentos

Nuevos cuentos infantiles
pulse aquí

teatro
Obras de teatro
infantil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura