La mosca

©Andrés Díaz Marrero
Version pdf
cuentos
Microcuento
(once oraciones)

Esa noche, ella lo vio abrir la alacena.

Entonces, voló por encima de la cabeza del hombre; para desde lo alto observar la malévola sonrisa que a él le lucía en el rostro al extraer el matamoscas que allí guardaba.

El hombre corrió tras ella abanicando el aire con golpes que tiraba hacia arriba, hacia abajo, a la derecha, a la izquierda, hacia todos lados. Pero ella volando en hábil zigzag se le escapaba.

Tras una larga y agitada persecución, la mosca, sentíase tan y tan cansada que apenas podía volar; por lo que fue a pararse sobre la lámpara de la habitación. El hombre se rió con una gran carcajada; midió bien la distancia; y descargó el golpe...

¡La pobre, apenas pudo escapar!

El azote fue a dar sobre el foco encendido, rompiéndolo. La habitación quedó a oscuras.

Y como el hombre no tenía otro bombillo de reemplazo, la mosca supo que, esa noche, podría descansar tranquila.

Antes de dormirse la mosca susurró:
—Bueno, ¡mañana será otro día...

cuentos

Nuevos cuentos infantiles
pulse aquí

teatro
Obras de teatro
infantil y juvenil

RegresarPág.Principalcontacto

Recomiende este sitio
©Andrés Díaz Marrero
http://home.coqui.net/sendero
Misión: Resaltar la importancia de la Escritura Creativa, la Literatura infantil y la Lectoescritura