1898 La Guerra Hispano Americana en Puerto Rico

El Museo del 98

Sala Genie Díaz

Todo el mundo ha visto alguna vez la primera fotografía tomada en San Germán durante la ocupación militar americana. Sale en casi todos los libros y en muchos artículos periodísticos sobre el 98. Inclusive The San Juan Star la utiliza como logo de los artículos que tratan el tema. Pero poca gente conoce de la existencia de la segunda foto, cortesía de Genie Díaz, tomada momentos antes o después de la primera (creemos, por algunos detalles, que después). La calle, que no ha cambiado mucho, se llamaba en aquella época San Vicente y hoy se llama..... mejor se los dejo de asignación (tarea) para que visiten nuestro pueblo. Por cierto los autores de esta página viven en una de las casas que se ven en la segunda fotografía.

Después del huracán Georges

Así quedó, llena de planchas de zinc y escombros de madera, la calle que se ve al fondo de las dos fotografías anteriores después del paso del huracán Georges el 21 de septiembre de 1998. Nótese el farol roto en el primer plano; muchos de los faroles de la llamada "Zona Histórica" se partieron por la fuerza del viento. La casa de madera que se ve en el centro de la foto es la famosa "Casa del Componte" donde la Guardia Civil "hacía hablar" a los prisioneros políticos durante el terrible año de 1887. Esta casa, que ya antes del huracán estaba totalmente abandonada y en pésimo estado (se le había hundido el techo) es un nido de alimañas, insectos, etc. que causa muchos problemas al vecindario y sobre los que nadie, ni sus dueños, el Gobierno Municipal, el Estatal o el Instituto de Cultura quieren tomar responsabilidades. La casa es irrecuperable y está en tan mal estado que los vecinos pensábamos que quizás Georges se la llevaría completa, acabando de una vez por todas con la problemática que causa. Pero nos equivocamos, la "Casa del Componte" sólo perdió el balcón, el que ya antes del fenómeno atmosférico estaba a punto de caerse. La fotografía fue tomada por Genie Díaz cuando todavía los últimos coletazos de Georges resonaban en el área oeste de la Isla.


-Volver al Museo- / -Volver a Inicio-