Mayordomía Cristiana: ¿Cómo cuidamos lo que hemos recibido de la Mano de Dios?

Sermón 4 de noviembre de 2001

Rdo. Dr. Juan G. Feliciano-Valera, Pastor

Iglesia Metodista de Puerto Rico "Obispo Corson" Ponce, PR

Texto clave: I Crónicas 29:1-17

  1. Si todo lo que tenemos lo hemos recibido de La Mano de Dios, somos responsables de cuidar lo que tenemos.
  2. Seamos buenos mayordomos, administradores, de la propiedad de Dios.
  3. En el ámbito personal, cuidemos, por ejemplo (Repaso del Sermón "Las 8 T", del 28 de octubre):
    1. El Testimonio (Nabucodonosor: Daniel 4:2)
    2. El Tesoro (El Diezmo de todo lo recibido, te puedes quedar con el 90%: Malaquías 3:10: "probadme en esto, dice el Señor...")
    3. La Tierra (Seamos buenos jardineros del Jardín de Dios)
    4. Los Talentos (Servir es la mejor forma de amar. Cristo vino para servir)
    5. El Tiempo (el "Kairós" vs. el "Cronos". Dediquemos tiempo cualitativo, de Calidad para Dios, no de cantidad. Dios nos ha dado hogares y familias para que las cuidemos, dediquemos tiempo para ser fieles en eso también.)
    6. El Trato (Miqueas 6:8 y "Que os améis los unos a los otros". Seamos amigos de Jesús, familia de Dios y amigos entre nosotros. "¡Mirad cuan bueno y cuan delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía, allí envía Jehová bendición y vida eterna!)
    7. El Tabernáculo (El cuerpo como templo del E.S. y el Santuario como templo, Casa de Dios)
    8. La Trompeta ("Atalaya de Dios", Ezequiel 33 y "gedeones")
  4. En el ámbito de ser una comunidad que confiesa tener fe en Jesucristo y ser parte de La Iglesia Universal, el Cuerpo de Cristo que está sobre la faz de La Tierra, ¿Cómo podemos demostrar que somos una congregación que cuida lo que Dios nos ha dado?
    1. Una Comunidad Cristiana que quiere y anhela ser una comunidad fiel a Dios, busca alcanzar a los demás con el Amor de Dios y Su Gracia sobreabundante, de múltiples colores y sabores; gracia que se expresa de muchas maneras.
    2. Es una comunidad que reconoce que ha sido constituida por Dios para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano (Efesios 2:10).
    3. Es una comunidad que reconoce que Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento y perdón de pecados.
    4. Es una comunidad que se organiza para alcanzar a los demás en el Nombre del Señor y para Su Gloria.
    5. Es una comunidad que invita y recibe a los demás con alegría y gozo.
    6. Es una comunidad que trata con respeto a los demás.
    7. Es una comunidad que aprecia el valor de los demás.
    8. Es una comunidad que bendice a los demás.
    9. Es una comunidad que expresa amor incondicional a los demás.
    10. Es una comunidad que recibe los dones de los demás.
    11. Es una comunidad que no juzga, ni prejuzga a los demás.
    12. Es una comunidad que Anima a los demás a celebrar la Gracia de Dios.
    13. Es una comunidad que construye puentes, relaciones autenticas con los demás.
    14. Es una comunidad que une esfuerzos con los demás.
    15. Es una comunidad que colabora con los demás para hacer una realidad la bondad de Dios en el mundo que Dios ha creado.
    16. Es una comunidad que oye atentamente a los demás.
  5. Una Comunidad Cristiana que quiere y anhela ser una comunidad fiel a Dios,
    1. es una Iglesia de Puertas abiertas, de Corazones abiertos, de Manos abiertas, de Mentes abiertas para recibir a todas y todos los arrepentidos, los necesitados, los desamparados, los afligidos, los oprimidos por el pecado y las pasiones, los que sufren violencia, los que sufren la indiferencia, la discriminación, el abandono.
    2. Es una Iglesia que ha identificado ¿quiénes son los demás?
      1. los que no son miembros, ni visitan, ninguna iglesia,
      2. los que piensan que la religión no es para ellos,
      3. los heridos por la misma iglesia,
      4. los que no tienen memoria o conocimiento de la fe cristiana,
      5. los que no han sido perdonados, ni bienvenidos, ni restaurados,
      6. los excluidos,
      7. los pequeñitos de Jesús (Mateo 25:31-40): los hambrientos, los desvestidos, los presos de sus pasiones y los presos en las cárceles, los enfermos (de cuerpo, mente o espíritu),
      8. los samaritanos modernos: prostitutas, homosexuales, adictos a las drogas, al alcohol, al sexo, las personas de otras culturas, color de piel, costumbres, los tatuados, los "apantallados", etc.
      9. A todos estos y estas, Dios nos invita a mirarlos como EL nos miró a nosotros: como a niños con grandes necesidades, como a invitados a La Mesa, a La Casa, a La Familia de Dios. (Mateo 9:12-13: "...Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: "Misericordia quiero y no sacrificio", {Oseas 6:6} porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento." )
  6. Una Comunidad Cristiana que quiere y anhela ser una comunidad fiel a Dios,
    1. Reconoce que somos hijos de un Dios misionero (un Dios que anda buscando maneras de alcanzar a todos los necesitados con Su Amor y Su Gracia inefable para decirnos al oído que somos importantes para Dios).
    2. Reconoce que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo (II Corintios 5:19).
    3. Reconoce que Dios nos invita a participar de SU MISIÓN.
    4. Reconoce que sin misión, no hay Iglesia.
  7. La pregunta que todos tenemos que hacernos es: ¿cómo abrimos la casa, la iglesia, el tabernáculo, la familia para celebrar juntos la vida, la gracia, el Amor de Dios que es para todos, y para los demás?
    1. Convirtiéndonos en una comunidad de servicio. Una comunidad que entiende que su misión es servir: anunciando las Buenas Nuevas de Salvación y de esperanza en Cristo.
    2. Convirtiéndonos en una comunidad que invita a los demás a participar de esas buenas noticias.
    3. Convirtiéndonos en una comunidad que recibe con alegría y gozo a todos los que lleguen (como el padre recibió al "hijo pródigo" de la parábola).
    4. Convirtiéndonos en una comunidad que propicia que todos los que lleguen desarrollen una relación íntima y profunda con Dios.
    5. Convirtiéndonos en una comunidad que edifica y capacita a todos para realizar la misión de la Iglesia.
    6. Convirtiéndonos en una comunidad que envía gente-capacitada-para-amar para que inviten a otros a la fiesta con Jesús.
  8. PERO, antes de poder hacer eso:
    1. La comunidad ora
    2. La comunidad se arrepiente de sus propios pecados
    3. La comunidad recibe y acepta el perdón (2 Corintios 5:16-19)
    4. La comunidad se transforma cambiando su manera de pensar y actuar (Romanos 12:2)
    5. La comunidad se une
    6. La comunidad celebra su misión (como la fiesta que hizo el padre cuando su hijo regresó, Lucas 15:32)
    7. La comunidad es capaz de imaginar lo que Dios quiere hacer con nosotros y a través de nosotros.

  9. Resumiendo, una Comunidad Cristiana constituida para los demás:
    1. Ora por los demás.
    2. Abre su adoración a Dios para incluir a los demás.
    3. Proclama el Evangelio de las Buenas Noticias para los demás.
    4. Programa sus actividades tomando en consideración a los demás.
    5. Aporta y sostiene un ministerio de alcance y misericordia para los demás.
    6. Procura un liderato orientado hacia los demás.
    7. Planifica cambios pensando en los demás.
  10. Cristo nos invita. Los que quieran participar, deben hacerlo voluntariamente y con alegría.
  11. El próximo domingo repartiremos unas tarjetas de compromiso (o promesas) en donde cada uno de nosotros escribirá lo que desea aportar durante el año 2002 para este ministerio de puertas, corazones y brazos abiertos para recibir a los demás. Nadie se preocupe: Dios está en el asunto, es Su Misión.