EL TEMPLO PARROQUIAL DE AÑASCO HA SIDO RESTAURADO

  Una restauración a fondo se ha realizado en el templo parroquial de Añasco.

   El deterioro en el edificio era notorio.

   Se solicitó la cooperación de la feligresía que fue respondiendo generosamente con sus aportaciones.

   A grandes rasgos podemos decir que la estructura no ha sufrido cambios significativos ya que el diseño de este templo es elegante y bello.  

  La parte central de la fachada, entre las dos torres gemelas, se ha elevado, unos once pies, para darle más esbeltez.

 Dominando esta fachada en su parte central se ha abierto un círculo en el que una cristalera, de ocho pies de diámetro, preside impresionante, el simbolismo de todos los demás vitrales. 

  Representa a Jesús Resucitado saliendo del sepulcro. El hecho de la  Resurrección de Cristo, representado en este diseño, es el fundamento de la fe cristiana.

 

En la cúspide del cuerpo central de la fachada, resaltando sobre el azul del cielo, la cruz, donde el Hijo de Dios hecho hombre lleva a cabo la redención del género humano.

Como corona de la puerta principal se ha colocado una vidriera con el símbolo, en grandes proporciones, de la Eucaristía: el cáliz, la forma, las espigas y un racimo de uva.. 

En el cuerpo de las torres tenemos también dos vitrales, en forma de bóveda, con los símbolos del Bautismo y de la Confirmación, que, con el símbolo de la Eucaristía nos presentan los tres sacramentos de la Iniciación Cristiana.

  El Sacramento de la Confirmación se simboliza con unas llamas de fuego que representan los siete dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y Temor de Dios.

El Sacramento del Bautismo lo vemos figurado en la concha que derrama el agua regeneradora, la cruz en la que hemos sido redimidos y el paño blanco, símbolo de la gracia que recibimos.

Además, aunque de tamaño más pequeño, tenemos dos vitrales circulares con los símbolos de las llaves de Pedro en uno de ellos y el libro de las cartas de Pablo y la espada, instrumento con el que lo martiri-zaron.

 

Las cristaleras, pues, de la fachada del templo parroquial de Añasco, contienen una catequesis sobre la fe de la Iglesia: La Resurrección del Señor, fundamento de esta fe cristiana; la Cruz Redentora; los Sacramentos de la Iniciación cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía; los símbolos de los Apóstoles Pedro y Pablo y en las dos hojas de la puerta principal las palabras “Ave María”, indicando la presencia de la Madre del Dios hecho hombre.

   El templo cuenta con otras cuatro puertas que están coronadas por cristaleras, en forma de bóveda también, que representan los otros cuatro sacramentos: Matrimonio, Orden Sacerdotal, Penitencia y Unción de los Enfermos.

   Las ventanas que había, de aluminio y acrílico de colores, han sido sustituidas por ventanas de aluminio reforzado, estilo viejo San Juan, que dan al edificio un aspecto señorial de distinción. Las cinco puertas también son de aluminio reforzado y majestuosas.

   En las paredes ha sido necesario aplicarles un tratamiento a fondo de limpieza, nuevo empañetado y pintura. Con esta ardua labor hemos conseguido que el templo se destaque, imponente, al frente de la inmensa plaza de recreo de la que está dotado nuestro pueblo.

 

 Por si fuera poco, se han adquirido dos campanas, una de ochocientas libras y otra de quinientas, que, con las dos más pequeñas que teníamos, han venido a completar un juego de cuatro. Con martillos funcionando eléctricamente y una computadora, suenan a lo largo de la jornada las horas del día y los toques para las misas. A las seis de la mañana, a las doce del mediodía y a las seis de la tarde, se invita a la oración con los toques del Ángelus.

 

Vamos, ahora, a emprender la restauración del interior del templo, con las mismas características de lo ya realizado en el exterior del mismo y que será objeto de una próxima descripción.

                                                                        Padre Rogelio Mur, O. Carm.

Añasco, diciembre de 2002                            Párroco

 

<<Regersar a la Portada