La Borinqueña
Breve historia de nuestro himno nacional
 
 
INDICE 
Introducción Versión original:  La almojábana Versiones del Perú
Versión de Lola Rodríguez de Tió Versión cubana Himno Oficial: Manuel Fernández Juncos
Traducción al ingés: Francisco Amy Versión brasileña Versión de Luis Llorens Torres

Introducción:

Existen muchas versiones de la letra de La Borinqueña, danza-canción que constituye el himno oficial de Puerto Rico. La gran mayoría de estas versiones, así como la historia de esta danza fueron publicadas en el libro El Himno de Puerto Rico de Monserrate Deliz. Esta historia es sumamente interesante y plantea muchas interrogantes sobre quien fué el verdadero compositor de nuestro himno puertorriqueño. La investigación que hizo Monserrate Deliz  expone  cómo nuestra danza se hizo popularísima en Latinoamérica, conociéndose versiones hasta en Brasil con letra en portugués.  La popularidad de La Borinqueña llegó hasta el Perú, país en que fue publicada esta danza con el título de Bellísima Peruana.  En Cuba se publicó con el nombre de Mi Amor, en Haití se bailaba como merengue, y en Brasil se publicó en portugués con el título de Encantadora Infancia.

No incluye el libro de Monserrate Deliz la popularidad que también tuvo nuestra danza en Venezuela, según me han confesado varios amigos de este país hermano. De hecho, en Venezuela , La Borinqueña fue tan popular como en los demás países señalados, y tal vez por falta de mas investigación,  deberían haberse conocido mas versiones  en  países latinoamericanos.  Yo fuí protagonista de la siguiente anécdota:  Luis Hernández, venezolano de la Isla Margarita, me preguntó en una fiesta en su apartamiento  cuando ambos eramos estudiantes en la Universidad de Indiana, en Bloomington, que por qué las emisoras de Puerto Rico iterpretaban todas las mañanas esa canción venezolana que en aquel momento yo estaba tocando en la guitarra,  refiriéndose a La Borinqueña.  Inquiriéndole por qué él se refería a esta canción  como venezolana,  él, Luis Hernández, me dijo que su abuela solía cantarle esta canción cuando lo iba a dormir.  Acto seguido,  para explorar su reacción,  yo le canté la letra oficial  de Manuel Fernández Juncos,"La tierra de Borinquen, donde he nacido yo..." .  Para mi sorpresa el asintió diciendo que esa era la melodía pero no la letra.  Y entonces al yo cantarle la letra original "Bellisima trigueña, imagen del candor..."  su reacción fue la de "¡Esa, esa es la canción...".

regresar al índice

Monserrate Deliz recoge  dos versiones sobre la paternidad de La Borinqueña, conocida entonces con el nombre de "La Almojábana".  Una versión  establece que esta  danza fue compueta por Felix Astol (1813-1901),  tenor catalán que se había establecido en Puerto Rico.  La otra  es la versión sangermeña que le atribuye la paternidad  a Francisco (Paco) Ramírez (1844-1900).  Pero mas allá de esta controversia,  es un hecho histórico que ya para el 1867 la La Borinqueña  se cantaba en todos los rincones de Puerto Rico. Todas las versiones coinciden que  en una tertulia en la cual se cantaba "La Almojábana" en 1868, Lola Rodríguez de Tió decidió escribirle y cantarle unos versos   revolucionarios para exaltar los ánimos de los presentes  e impulsar la revuelta que culminó con el frustrado Grito de Lares. 

Felix Astol


Analisando la data histórica desde mi perspectiva de compositor, para 1867 Paco Ramírez tenía 23 años; Felix Astol tenía 51. ¿Quien pudo haber sido la bellísima trigueña que le robó el corazón a Felix Astol a los 51 años, una amante? ¿Existe una mujer escondida detrás de esta letra?  ¿Existen otras composiciones similares, románticas, o simplemente fue una composición casual?  Si Felix Astol tenía una formación musical profesional  como tenor, de acuerdo a su tradición clásica tenía las herramientas para haber podido escribir al menos la melodía de esta canción y dejar una partitura.  Para esta época Felix Astol tenía un hijo,  Eugenio Astol Figueras (1843-1904), baritono, y en el 1868, un nieto, Eugenio Astol Busati (1868-1948). 

Aunque es posible que Felix Astol estuviera enamorado clandestinamente de una trigueña boricua, la versión romántica de San Germán parece ser mas lógica.  Esta versión establece que Gumersinda López, conocida como Sindita López, joven sangermeña,  de quien Francisco Paco Ramírez estaba enamorado, es la 'bellisima trigueña, de la canción original.  Esta versión menciona que los compañeros de serenatas de Paco Ramírez, al él presentarle la canción a sus amigos, en espera de un halago, uno de sus músicos  en forma de broma le dijo que la composición  parecía una almojábana, que es un tipo de fritura de la época, golosina que todavía es popular en muchos pueblos de Puerto Rico.   De este incidente la canción quedó bautizada como La Almojábana.  Y con este nombre fue que se popularizó y se conoció hasta el 1884 que se publicó como danza con el nombre de La Borinquén, y luego como La Borinqueña con arreglo para piano de la pianista puertorriqueña de Humacao, Anita Otero.

La versión  sangermeña establece además que en la época de popularidad de "La Almojábana"  llegó a San Germán una la compañía de ópera Stefano Busati, entre cuyos artistas se encontraba Felix Astol.

Francisco Paco Ramírez

Todos los artistas de la compañía se hospedaron en la posada de Madame La Porte.  En el café de este lugar acostumbraba trasnochar Paco Ramírez, y allí él conoció a Felix Astol.

regresar al índice

Según la versión sangermeña "La Almojábana"  fue compuesta por Paco, pero luego que Paco conoció a Felix Astol, siendo músico Felix Astol, intervino para transcribir la melodía y arreglarla como danza. Armonizando estos dos elementos que son muy comunes,  cuando el compositor no sabe escribir la música otro tiene que transcribirla y hacerle el arreglo. Un final feliz pudo haber sido el haberse corroborado por escrito que Paco fue el compositor y Felix Astol fue el arreglista.  Pero antes de que eso ocurriera, a Lola Rodríguez de Tió se le ocurrió ponerle los versos revolucionarios a la Bellísima Trigueña de Paco, y la convirtió en canción que de inmediato fue proscrita por el gobierno español quien  prohibió que se cantara en público.  Lamentablemente no era apropiado para Paco Ramírez bajo esas circumstancias políticas que lo identificara con la canción,  ya que podía costarle la vida, puesto que  aquel que sorprendían cantando o silbando La Borinqueña lo enviaban al paredón.  De hecho esta prohibición se convirtió en refrán popular  que todavía utilizan nuestros abuelos y tatarabuelos al referirse a alguien que ha sido cogido infraganti  o 'fuera de base' como: "Lo cogieron pitando La Borinqueña".  Si esto hubiese sido así ¿que hubiesen podido hacer con el pobre Paco?  Yo me inclino a validar  esta historia sangermeña ya que  posee unaa historia que identifica  La Borinqueña con una mujer,  Sindita, y la adécdotad de como pasa a llamarse La Almojábana.    La Borinqueña de Feliz Astol carece de historia romántica, de mucho silencio y de ninguna otra data científica que demuestre que él la escribió.   Si a este factor añadimos que la misma Lola se cita  refiriéndose a Paco como autor de esta controvertible danza. [cita de Lola: "¿Quien le hubiera dicho a Paco Ramírez que su música iba a ser tan famosa e iba a tener tal arraigo en el corazón de los puertorriqueños? Porque,  ya sabes, esa obra es de Paco"  En el El Imparcial, San Juan de Puerto Rico, noviembre 14, 1929.  Ver cita en página 106 y 107 de El himno de Puerto Rico, Monserrate Deliz.]



Pero hay más.  Conocí en  San Germán a Don Julio Ayala y sus esposa Ruchín Barceló, parientes de mi suegro el Arquitecto Gilberto Oliver.  En una fiesta de cumpleaños de mi suegro le encomendé a Don Julio Ayala que me averiguara sobre Gumersinda López y su familia.  El me envió una carta en la que me atachaba un documento titulado:  "Palabras pronunciadas por Gustavo A. Ramírez de Arellano el 23 de diciembre de 1945, en la develación de una placa comemoraiva (debió ser conmemorativa) del sitio en donde Don Paco Ramírez compuso la melodía de "La Borinqueña", documento en el cual se le ofrece un homenaje a dos personajes sangermeños reconociendo su gran aportación histórica:  Lola Rodríiguez de Tió y Francisco Paco Ramírez.   Pero independientemente del documento la carta identifica a Gumersinda López añadiendo su segundo apellido, esto es,  Gumersinda López Quiñones.  Y cito a Don Julio Ayala:  "Según me digeron dos amantes de la historia sangermeña, que aún viven, Don Paco Ramírez se enamoró locamente de ella.  Pero debido a que Don Paco vivía solo de la música, la familia de Doña Gumersinda se oponía a esta relación amorosa.  La razón era que la sociedd de la época tenía unas creencias retrógadas, con relación a las clases sociales y no se permitía ese tipo de relación de una dama de sociedad.  Por lo que me dicen estos historiadores, Doña Gumersinda le sirvió de inspiración a Don Paco en otras piezas musicales." Sería fantástico enconrar estas otras composiciones.

Contradanza, merengue, y danza:  géneros de identidad nacional de la época

La Borinqueña, con su nombre original de  "La Almojábana" adquiere su gran popularidad como una respuesta al nuevo movimiento histórico de la época.  Este movimiento que venía gestándose en Europa a partir de la Revolución Francesa, se le llamó primero el Periodo Romántico.  Este movimiento musical estaba caracterizado por un marcado interés de los pueblos europeos en identificarse con sus danzas nacionales.  De aquí que los ingleses se identificaran con sus country dances, los franceses con su contre dance, los españoles con sus contradanzas, y en América cada paíz hereda el nuevo modelo de identidad nacional con nombres regionales  como contradanzas cubanas, contradanzas haitianas, venezolanas, etc., y  contradanzas puertorriqueñas.  En el 1842 de este movimiento se acuña el término folklore relacionado con este modelo de identidad nacional, y para el 1850, los rusos bautizan el movimiento como Periodo Romántico Nacionalista. 

En esa primera mitad del Siglo 19 surgen nuestros primeros géneros musicales  ya cargados de fuerte emoción socio-cultural que Manuel Alonso en su libro El Gibaro define como los bailes de sociedad y los bailes jíbaros clasificados como de garabato.  En estos bailes de garabato ya estaba definido nuestro seis y entre otros géneros el aguinaldo. En los bailes de sociedad, como parte de la moda euro-americana de las salas bailables, los géneros preferido por las clases populares eran el vals y la contradanza, que fueron  los primeros bailes clasificados de abrazo en las que las parejas hacían contacto corporal.  De estos el preferido era la contradanza.  Pero lo que no dice Manuel Alonso es que estas contradanzas caribeñas se les llamaba merengues, voz de ascendencia africana, término que para la gente de alta alcurnia e hispanófilos representaba vulgaridad, negritud, y todo tipo de temas del mundo popular cotidiano.  Pero esta negritud que no reconoció Manuel Alonso en su escrito como parte de nuestra cultura, sí se había ido integrando silenciosamente dentro de nuestro lenguaje musical, y especialmente dentro de estas contradanzas-merengues. Para esta época  en que se publica El Gíbaro (1849), el compositor  Francisco Santaella ya había compuesto cientos de estos merengues.  Para el 1855 son bien populares los ’merengues’: Mercedes, Boca de Covache, El Merengazo, El Yambú, Zabaleta, Rabo de Puerco, Ay, yo Quiero Comer Mondongo, El Tereque, La Charasca. La Mulata, y La Sonámbula, muchos atribuídos a Francisco Santaella. Esta contradanza o merengue va evolucionando como género representativo puertorriqueño convirtiéndose de contradanza en danza.  Y para el 1867  el merengue titulado La Almojábana, primer nombre con el cual se conoció  La Borinquenña, logra hechizar y embrujar a todo Puerto Rico con un lenguaje rítmico representativo de nuesta identidad nacional. Esta danza-merengue lée así:


regresar al índice

Versión original de la Borinqueña:

La Almojábana de Francisco (Paco) Ramírez

I
Bellísima trigueña imagen del candor
del jardín de Borinquen, pura y fragante flor
por ti se queda estático todo el mortal que ve
tu aire gentil simpático, tu lindo y breve pié.
Cuando te asomas a tu balcón, la luz se eclipsa del mismo sol.
porque tus lindos ojos dos rayos son
que al que los mira, niña, abrásanle el corazón,
el corazón, el corazón.*



(*Del disco  "Coro y tunita"  de  la  Escuela  Superior de la Universidad de Puerto Rico, producido y dirigido por Luis Manuel Alvarez) (Ver:  http://musica.uprrp.edu/lalvarez/corotunitauhs )
II
Tu, galana, descuellas entre las flores mil
que adornan primorosasn el tropical pensil.
En torno de ti el céfiro se mueve sin cesar;
el colibrí solícito te viene a acariciar.
Linda trigueña, mi dulce bien,
eres la perla de Borinquén.
¡Oh, Oh, Oh! Apiádate, tirana, de mi dolor,
que yo por ti me muero, me muero de inmenso amor,
de inmenso amor, de inmenso amor

Versión de Lola Rodríguez de Tió publicada en el alibro de Monserrate Deliz

I
¡Despierta, borinqueño, que han dado la señal! ¡Despierta de ese sueño, que es hora de luchar ! 
A ese llanar patriótico, ¿no arde tu corazon? Ven, nos sera simpático tu ruido del cañón. 
Mira, ya el cubano libre está; le dará el machete la libertad. Ya el tambor guerrero dice en su son, que es la manigua el sitio, el sitio de la reunion.
II
Bellísima Borinquen, a Cuba hay que seguir, 
tu tienes bravos hijos que quieren combatir. 
Ya por mas tiempo impávidos no podemos estar, 
ya no queremos, tímidos, dejarnos subyugar. Nosotros queremos ser libres ya 
y nuestro machete afilado esta. 
Por qué, entonces, nosotros hemos de estar tan dormidos y sordos, y sordes a esa señal?
III
No hay que temer, rigueños, al ruido del cañón; que salvar a la patria es deber del corazón.
Ya no queremos déspotasl; caiga el tirano yal 
Las mujeres iindómitas también sabran luchar. 
Nosotros querernos la libertad, 
y nuestro machete nos la dará. 
Vámonos, borinqueños, vámonos ya, 
que nos espera ansiosa, ansiosa, 1a libertad.
La libertad, la libertad, la libertad, la libertad.


(Véanse otras versiones de La Borinqueña en el apéndice)

regresar al índice

La versión del Perú:

Los peruanos fueron los mas fervorosos defensores de La Bellísima Peruana reclamándola como suya.  Pero hay otro dato interesante que Monserrate Deliz no comenta en su libro.  Y es que el hijo de Félix Astol, Eugenio Astol Figueras era baritono profesional que pasó gran parte de su vida como cantante en Perú.  Sería lógico suponer que en Perú, dió a conocer nuestra Bellisima Trigueña, y como la canción era tan pegajosa, pegó allá como en todos los demás lugares.  La bellísima peruana, símbolo de una de las versiones, no era tan bella.  Era una peruana que tenía los pies grandotes y por lo tanto la canción era jocosa.  Además que ellos la reclamaban como canción Inca, y la borinqueña musicalmente no tiene ningún razgo melódico incaico, aunque sí pueden escucharse ritmos de origen indoamericano cuando se le añade un güiro al conjunto musical.  Sus ritmos son los ritmos de motivos comunes que se encuentran en las danzas posteriores, en plenas, en aguinaldos, en seises, en bombas y otros géneros.  Su estructura es la de una danza primitiva con paseo, posterior a  la contradanza que fue nuestra danza primitiva idéntica en estructura a la contradanza cubana y muy rica en elementos rítmicos caribeños de ascendencia afro-árabe e hispano-árabes. Con estas estructura de danza popular caribeña es muy probable que Eugenio Astol la introdujo como cantante en el Perú 'pegando' como pegó en otros lugares de latinoamérica y el Caribe.  Contrario a la música popular caribeña, la música incaica tiene otras mezclas musicales con ritmos indígenas que le dan mas sabor incaico a su música; a esto sumamos el pentafonismo Inca que le imprime un sabor peculiar a la música popular peruana.  La Borinqueña tiene una sintáxis rítmica dominada por la clave negra conocida como la clave tres-dos. [Véase mi artículo: La Presencia Negra en esta página en Artículos] El vocabulario rítmico dominante es muy caribeño, vocabulario que encontramos en plenas, bombas, seises, guarachas,y otros géneros musicales.


regresar al índice
 
 

La Bellísima Peruana
<>Bellísima peruana, imagen del candor; 
<>de este jardín ameno pura y fragante flor. 
<>Por ti se queda estático todo el mortal que ve 
<>tu aire gentil, simpático, 
<>tu breve y lindo pie
<>Cuando te asornas a tu balcón, 
<>la luz eclipsas del mismo sol, jAy! jAy! jAy! 
<>Porque tus lindos ojos dos rayos son, 
<>que al que los mira, niña, le abrasan el corazón.

El purísimo aliento que exhalas al hablar,
excede en suave aroma al jazmín y al azahar.
Son por tu acento mágico dueños del corazón,
al demostrar simpático, a una dama pasión.
Cual manan flores en tu jardín, dicen primores con frenesí.
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
Porque tus lindos ojos dos rayos son,
que al que los mira, niña, le abrasan el corazón.
Variación de segunda estrofa cambiada por la peruana
Rosa Mercedes Ayarza de Morales
Peruana encantadora, tu porte tan gentil,
tu graciaencantadora, tu cutis de marfil.
Tus pies chirriquititos, tu mirar seductor,
hacen perder el tino al más fuerte en amor.
Cuando tu sales a pasear toda una corte llevas detrás.
¡Ah!
Porque tus lindos ojos dos rayos son, 
que al que los mira, niña, le abrasan el corazón.
Versión jocosa del 'breve pie'
Béllisima peruana imagen del candor,
por tumirar ajeno,pura y fragante flor.
Por ti se queda estático todo el mortal que te ve,
tu aire gentil simpático,
ese tu lindo pie. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!  (*véase nota)
Si a tu ventana, negra del alma,
llega el amante que te engaño,
si te pregunta si estoy en casa:
dile que no, siempre que no.

Nota*Esta peruana de la canción no tenía un breve pié, tampoco un lindo pié, o que da origen a una versión jocosa.  De ahí el ¡Ja ! ¡Ja! ¡Ja!

regresar al índice
Versión Cubana:


Mi amor 

Bellisima trigueña, imagen del candor, 
del vergel de mi Cuba, bella y fragante flor.
Es tu poder tan mágico que todo el que te mirar,
veloz cual rayo rápido siente su alma tránsida.
Si en tu ventana te presentaras, 
del rubio Apolo con gran fulgor,
vería en tus ojos, sí, mi ilusión.
Sí... Porque tus lidos ojos dos cielos son,
que el que los mira niña, muere de casto amor.



Otras versiones de La Borinqueña:

Manuel Fernández Juncos
arreglo de Braulio Dueño
Himno Oficial-

La tierra de Borinquen donde he nacido yo, 
es un jardín florido de máico prirnor. 
Un cielo siempre nítido la sirve de dosel, 
y dan arrullo plácido las olas a sus pies. 
Cuando a sus playas vino Colón 
exclamó, lleno de admiración: ¡Oh!...¡Oh!...¡Oh!... Esta es la linda tierra que busco yo; 
es Borinquen 1a hija, la hija del rnar y el sol.

(traducción al inglésde la letra de
Manuel Fernández Juncos (Himno Oficial)
por: Francisco Amy

How beautiful Borinquen, 
my peer1ess native land, 
thy verdant hills and valleys, 
and palm encircled strand. 
On thy fair bosom lovingly,
the sun its radiance pours, 
while murm'ring waves with tenderness 
caress thy sailing shore. 
When thy rare beauty he first descried 
with wonder thrilling Columbus cried: 
Oh!...Oh!... Oh! 
No land 1ike Thee, Borinquen, the world does. know: I shall meet with no other, no other whre'er I go!

versión de Luis Llorens Torres:

I
Los verdes cafetales el plácido palmar, 
la arrulladora cana, y el fresco platanar, 
son alfombra selvática tendidas a los pies 
de las muy bellas vírgenes del borinqueño edén; donde salpican el verde tul de cucubanos de luz azul; 
como si desde el cielo, para sonar, descendiesen los astros de 1a noche tropical.
II
El indio de esta Isla Borinquen la llamó
Borinquen significa la tierra del valor. 
Las legiones de América, no deben olvidar 
que aun queda un pueblo hispánico 
clamando libertad. 
Si no lograse nuestro valor 
vencer al fuerte dominador, 
será tan grande nuestro dolor, que antes que ser esclavos de nuestro hogar, a Dios le pediremos 
que se abra y nos trague el mar.

Versión brasileña:

ENCANTADORA INFANC1A

0, coraçao de infancia, meigo e tao gentil, 
lembra un jardin florido cheio de encantos mil. 
Um ceu resplandecente lhe serve de docel, 
e cor de rosa a vida nesse ideal vergel. 
A doce autora do meu viver 
que lindos quadros me faz rever
Ah!...
Encantadora infancia toda fulgor, 
quiero sonhar contigo, contigo o linda flor.

regresar al índice

REGRESAR AL INDICE GENERAL
 
 

Luis M. Alvarez:
E-Mail: alvarezl@coqui.net